Las claves para tener sexo de pie a pesar de estar gorditos

sexo gorditos

Para muchas personas el exceso de peso supone un problema a la hora del sexo. El hecho de tener sobrepeso ofusca a muchas parejas que no saben cómo resolver y mantener una vida sexual que no tiene que dejar de ser activa y lograr la satisfacción.

Dejando de lado el estigma social actual en la que para ser atractivo necesitas ser delgado, estar gordo es toda una faena. Esto no quiere decir que tu vida sexual debe acabar, para el sexo es más peligroso la ansiedad que el sobrepeso.

Seguramente crees que si tienes grasita de más la única forma de tener sexo con tu pareja es acostado sobre la cama, en la posición sexual más clásica, el misionero. Realmente esta no tiene que ser la norma, puedes probar otras posturas que también brindan placer y no morir en el intento.

Tener sexo de pie es una práctica muy divertida y pasional si quieres cambiar la rutina y encender de nuevo la llama de la pasión con tu pareja.

Quizás te parezca difícil e incluso acrobático tener sexo de esta manera si cuentas con kilos de más, quizás ya has intentado tener sexo estando parado pero la cosa no ha funcionado, pues la realidad se impone a las fantasías.

Pero si tu espíritu sigue por lo alto y estás decidido a cumplir la fantasía te traemos algunas posturas para que dejes por un rato la cama y explores en los distintos sitios de la casa, como recostado contra una pared o una columna.

Posiciones para tener sexo de pie aunque estén gorditos

sexo

Si sientes que en tu relación hace falta la chispa de la aventura, que la monotonía está haciendo sufrir tu vida sexual pero crees que por estar gorditos la única forma de hacer el amor es la posición de rutina, lee las claves que te mostramos a continuación para que descubras que sí es posible disfrutar de una buena sesión de sexo estando en pie sin que las barrigas entorpezcan el placer.

Contra la pared

La pared es la mejor aliada del sexo en vertical. La pared es tu amiga. Ya sea porque él se apoye en la pared, ya sea porque la mujer sea quien se encuentre contra la superficie, hay infinitas posibilidades de hacer el amor cara a cara o de tener sexo salvaje.

Esta posición permite que no todo el peso de tu pareja recaiga sobre ti. Es además una posición muy íntima pues en todo momento estarán cara a cara, observando las reacciones que se producen y debido a la postura y el ángulo de penetración hay más probabilidad de estimular el clítoris.

Los pies en la tierra

El hombre se encuentra parado con los pies firmemente apoyados en el suelo, detrás de la mujer, con ella dándole la espalda, apoyada contra la pared. Él la penetra mientras acaricia con sus manos en diferentes puntos del cuerpo de ella.

En esta postura se disfruta mucho del roce de piel con piel lo que resulta más que excitante para ambos y la mejor parte es que las manos siempre quedan desocupadas y son libres para buscar estimular más al otro.

Además, ella puede llevar hacia atrás su cabeza y recibir los besos de su pareja en el cuello.

A los hombres les gusta esta postura pues les da la ventaja de controlar con mayor facilidad la eyaculación.

El perrito

Esta es la favorita de muchas parejas y puede practicarse también de pie.

Del lado de la mujer, no se requiere mucho esfuerzo y puede darse la penetración tanto por la vagina como por el ano.

En lo que respecta al control del ritmo, cualquiera de los dos puede llevarlo. Eso sí, quien decida tener la iniciativa, tendrá total libertad para brindarle el máximo placer al otro.

Para practicar esta posición de pie, el hombre se coloca detrás de la mujer, mientras ella flexiona su torso, sin llegar a tocar el suelo con sus manos. Así, en lugar de estar «en cuatro» la chica queda de pie, flexionada hacia adelante.

Encuentro en las escaleras

Si tu casa cuenta con escaleras, intenta esta posición.

La mujer se pone de rodillas en un escalón y de espaldas al hombre, que se sitúa de pie detrás de ella. Los dos mirando hacia arriba de las escaleras. Ella se apoya en el escalón de arriba y él agarra sus caderas y la penetra desde atrás.

Ya ves, el que estén gorditos no es un impedimento.

La V sexy

sexualidadEsta postura es perfecta para que el  hombre no soporte todo el peso de la mujer. Lo que tiene que hacer ella es sentarse en el borde de una mesa mientras él se coloca de pie con las piernas de ella sobre los hombros.

La posición permite una penetración muy profunda, por lo que los movimientos deben ser delicados.

El acto de retorno

Para practicar esta postura, el hombre se colocará de pies y ella de espaldas a él mientras se inclina.

Para que sea más cómodo para la mujer, ella se apoyará sobre un taburete lo que proporcionará estabilidad y mayor inclinación para que la penetración sea más profunda y el placer mayor.

De esta forma el peso de ambos no recae directamente sobre uno, por lo que puedes disfrutar de un buen sexo sin preocuparte por tu masa muscular.

La mariposa

Ella se tumba bocarriba sobre una mesa con las piernas fuera y los brazos estirados, él se pone de pie al borde de la misma y agarra a su pareja por el trasero para elevarla a la altura de sus genitales. Las piernas de ella descansan sobre uno de los hombros de él.

No hay excusas, ¡a disfrutar de un buen sexo de pie!

Ya ves, para todo hay una solución. Solo por estar gorditos tú y tu pareja no deben dejar de disfrutar de unas buenas sesiones de sexo, tan solo atrévete a probar cualquiera de estas posturas y demuestra que sí puedes gozar de una forma diferente a la habitual.

Deja una respuesta

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.