Sexo oral para personas gorditas: ¡las claves para hacerlo bien!

sexo oral

Tener un cuerpo grande solo debería significar que se hay que probar posiciones diferentes durante el sexo para que todo fluya con normalidad. Y ni siquiera tienen que ser posiciones extravagantes, las clásicas también sirven.

Si bien en líneas generales, todas las mujeres tienen las mismas partes básicas allí abajo, recuerda que cada vagina es diferente, varían en forma y tamaño. Es posible que la técnica que usaba tu pareja para practicar sexo oral en una persona delgada no satisfaga tus necesidades.

Además, debido a tu peso, puede que haya que hacer algunos pequeños ajustes al recibir placer oral. Aquí te damos algunas recomendaciones acerca de cómo actuar en esta situación si sientes que tus kilitos de más no te dejarán hacerlo.

¡Entusiasmo y persistencia es todo lo que necesitas!

Claves para recibir sexo oral para gorditas

Posicionamiento y colocación de manos

Lo primero que encontrará tu pareja luego de desvestirte y en su camino hasta tu sexo será tu vientre, donde se vean tus kilos de más. No debes sentirte avergonzada por este hecho ni porque tus llantitas escondan tus partes.

La colocación de las manos es crucial. Una buena recomendación es presionar con las manos tu Monte de Venus para ayudar a dejar espacio para el aire. Puedes separar las piernas lo más que puedas, siempre y cuando te encuentres cómoda, lo hará subir tu estómago. Además tu pareja, o tú misma, puede sostener tu vientre para de esta forma dejarle vía libre para que trabaje y pueda respirar.

Una ventaja de que seas tú quien mantenga en su sitio tu barriga es que al tener las manos tan cerca de tu entrepierna cuentas con la ventaja de poder frotar tu clítoris con los dedos al mismo tiempo que tu pareja lo hace con su boca, dándote la oportunidad de participar y enseñarle lo que te gusta. Además sentirás placer extra cuando lama o muerda tus dedos.

Una recomendación es que juegues con el posicionamiento de tu cuerpo. Algo tan sencillo como colocar una almohada debajo de tus caderas o trasero y llevar las rodillas hasta tu pecho pueden facilitarte muchísimo las cosas.

Si tus muslos son grandes, puede que también interfieran durante el sexo oral. Al igual que con tu barriga puedes separar bastante las piernas y que tu pareja se coloque entre ellas. También con tus manos intenta apartar la piel sobrante para tener mejor espacio para maniobrar.

Así mismo, si eres físicamente capaz, puedes llevar tus piernas flexionadas (aún separadas) hacia tu pecho, de estar forma tus partes íntimas quedarán más expuestas y será más fácil para la otra persona acceder a ellas.

Facesitting

Puede que debido a tu sobrepeso te sientas algo temerosa de intentar el facesitting, ya sabes, sentarte en el rostro de tu pareja. Pero este temor no es algo que te deba detener, no tengas miedo de sofocar a tu compañero. Lo que puedes hacer es ponerte de rodillas sobre su cara, así tendrás suficiente control y le estarás dejando espacio para respirar.

Si tu pareja y tú tienen confianza en su relación, son aventureros y su sistema de comunicación funciona, puedes sentarte completamente en su cara. Es de suma importancia que conozcas perfectamente sus señales para saber cuándo tu pareja te pide que le dejes respirar y descansar.

Sesenta y Nueve

Otra forma de tener sexo oral es si te encuentras acostada sobre tu espalda y tu pareja encima de ti, cada uno con su cabeza frente a los genitales del otro. De esta forma, dejas libre las vías respiratorias de tu compañero, mientras los dos disfrutan del acto simultáneamente.

Higiene y apariencia

Como gordita que eres, es probable que al tener relaciones sexuales te preocupe el olor de tu vagina. ¡Allí abajo se suda! Los muslos se frotan y crean humedad. Sin embargo, esto no quiere decir que tu sexo tiene un olor de “persona gorda”.

Si has estado haciendo alguna actividad física y crees que necesitas refrescarte, ¡hazlo! Puedes usar toallitas húmedas o simplemente humedecer una toalla con un poco de jabón. Es tu preferencia. Incluso puedes cambiarte la ropa interior si hace mucho calor. ¡Todos sudan! Ten una buena higiene y estarás bien.

Sexo oral durante la menstruación

Claro que puedes recibir sexo oral mientras está sangrando; tener el período no significa que es imposible hacerlo. Tu pareja puede usar un dique dental, o barrera bucal, para evitar que la sangre entre a su boca.

También puedes usar un tampón y limitar el placer oral solo al clítoris: no se sangra por el clítoris, ¡hasta puedes hacerte un lavado rápido de antemano!

Solo asegúrate de discutir siempre con tu pareja que tan cómodos están con esta idea. Ten en mente que si valoran su colchón / piso de madera / sofá / mesa de cocina, deje algunas sábanas o toallas viejas, ¡están a punto de ensuciarse!

¡Prueba el sexo oral! No te dejes llevar por la inseguridad

No dejes que la inseguridad te gane la partida, que tu peso no te impida disfrutar de una buena sesión de sexo preocupándote sobre cómo te verás en pleno acto.

El sexo oral debería ser divertido para todos. Tus necesidades como persona XXL pueden ser un poco diferentes a las de las personas delgadas, ¡pero eso no significa que la diversión no exista para ti! Al contrario, hay más con qué trabajar y eso lo hace más emocionante, ¿no crees?

Sí, sudarás (tu cuerpo gordito se humedecerá y brillará bajo la luz), pero lo mismo le pasaría a cualquier persona. La pareja que elegiste no estará pensando en el sudor, sino en hacer que llegues al clímax y lo increíble que sea la experiencia en ese momento.

El sexo es carnal, crudo y sucio, aun cuando sea súper sensual, romántico y esencialmente estés haciendo el amor. Tu cuerpo tendrá fugas de líquidos de tus órganos sexuales, experimentará nuevos olores, tu pareja o tú lamerán y saborearán cosas en el cuerpo del otro que no estarán libres de gérmenes, incluso podrías sangrar, pero todo esto es parte de glorioso acto sexual con otra persona.

Tu cuerpo no es nada de qué avergonzarse. Lo que te sucede durante el sexo le sucede a todo el mundo, independientemente del tamaño o tipo de cuerpo.