Las posturas sexuales para tener sexo de pie a pesar de los kilos de más

posturas sexuales

Muchos hombres y mujeres anhelan tener sexo parados y agarrados de una pared o columna. Es por ello que existen diferentes posturas sexuales que permiten satisfacer dicho deseo y disfrutar de un momento único incluso estando excedido de peso.

Las tres mejores posturas sexuales para prácticar con kilos de más

Aunque el sexo de pie es menos frecuente y puede resultar incómodo, hay algunas posturas sexuales que te brindan la posibilidad de descansar tu peso de manera correcta y sin hacer un gran esfuerzo.

El cóctel

Deben colocarse uno frente al otro, sujetarse y tú poner una de tus piernas entre las de él. Luego, tienes que agarrarte de su espalda y tu pareja de la tuya y realizar movimientos lentos y precisos.

Además de satisfacer el deseo de tener sexo parado, el cóctel cuenta con la ventaja de que los dos pueden acariciar y tocar las partes genitales del otro. Además, pueden besarse el cuello y, así, excitarse aún más.

El reto

Consiste en que tú te ubiques en una posición de sentadilla en un asiento y él, de pie y de frente a ti, te sujete de la cadera y te penetre. Esto último es lo más placentero debido a la postura en que se encuentra la vagina.

La desventaja del reto es que, en algunos casos, al hombre se le dificulta mantener el equilibrio o se cansa muy rápido ya que debe esforzar las piernas. Sin embargo, es muy utilizado en los últimos minutos del coito antes de eyacular.

La postura de la escalera

Allí apoyas las rodillas sobre un escalón, los codos o brazos dos o tres centímetros más arriba y te pones de espaldas a tu pareja, quien estará parado detrás de ti. A partir de ello, tú te agarrarás del escalón y él, mientras te penetra, de tu cadera.

Claro está que, para poder practicar esta postura, necesitas encontrarte en una casa que disponga de escaleras. En caso contrario, será casi imposible.

Otras posturas sexuales ideales cuando estás gordito

orgasmo femenino

Al igual que el sexo en la cama, practicar este de pie también cuenta con sus beneficios; por lo tanto, existen otras posiciones para vivir momentos únicos de goce con el hombre que te gusta.

El acto de retorno

Es siempre muy placentera y, a su vez, tiene distintos requisitos: tú debes inclinarte y apoyarte sobre una mesa o silla alta, mientras que él pararse a tu espalda. Cuanto mejor estés tú, más fácil será para el hombre penetrarte.

Por otra parte, el objeto que utilices de apoyo tiene que contar con una estructura sólida que permita no solo soportar tu peso, sino también mantenerse firme y no moverse. De no ser así, el coito se verá interrumpido.

La unión en suspensión

Si bien consiste en estar de pie, la cama desempeña un rol importante; es donde tú apoyarás los pies al mismo tiempo que el varón se pondrá a tus espaldas y te sujetará durante la penetración.

La silla con las manos

Considerada compleja y recomendada para quienes poseen mayor experiencia en el sexo de pie, el hombre se para adelante de ti y tú apoyas las manos en el suelo. De este modo, él coge tus piernas y las levanta hasta la cadera para poder penetrar.

El lobo

Tanto tú como tu pareja deben ponerse de pie contigo adelante. La característica principal de esta postura es que él queda con todo tu cuerpo encima de ti para, en consecuencia, penetrar sin inconvenientes y con la posibilidad de tocarte cualquier parte.

La V sexy

Si deseas la mejor penetración posible, esta es la posición ideal para el sexo de pie; tienes que sentarte en el borde de la mesa, reclinarte y colocar los pies sobre los hombros de tu pareja. Los movimientos deben ser delicados.

El peso nunca es un impedimento para practicar diferentes posturas sexuales

Al menos con estas posturas, ser gordita o tener unos kilos de más no te imposibilitará de practicar y disfrutar del sexo de pie; en cualquier caso, tu peso descansará sobre un objeto pero nunca sobre tu hombre.

Además, este último podrá penetrar de forma sencilla y gozar ya sea dando o recibiendo estímulo, caricias y besos en diferentes partes.

Es por ello que emplear distintas posturas sexuales y tener sexo de pie resulta muy beneficioso para muchas parejas. En algunos casos hasta cumplen con una de sus fantasías como mantener relaciones sexuales afuera de la cama.

Tal es así que expertos aseguran que, al tratarse de una manera distinta de practicar el sexo, genera mayor adrenalina y, por ende, excitación y placer a la hora de hacerlo realidad.

Posturas sexuales de pie inspiradas en una actividad siendo gordito

Como consecuencia de aprovechar un gusto o pasión que compartes con tu pareja, tener un sexo inspirado en una actividad puede hasta volverse frecuente si ambos los disfrutan. Incluye, claro está, diferentes posturas sexuales.

La carretilla tailandesa

Inspirada en la posición del yoga llamada sirsasana, requiere de un buen nivel de equilibrio por parte de ti. Debes apoyar tus piernas sobre los hombros del varón y este mantenerse de frente a ti.

Incluso en determinadas ocasiones tu pareja se verá obligada a flexionar sus piernas a fin de poder juntar los genitales de ambos y penetrar. Quienes se acostumbran a esta postura sienten un gran goce y placer.

El equilibrista

No se inspira en una disciplina específica, pero requiere de un buen estado físico. El varón debe permanecer de pie y sostenerte en forma perpendicular y a su espalda. Así, tú apoyarás una mano en el piso y harás equilibrio durante el coito.

Cabe destacar que, por la posición de los dos cuerpos, esta postura permite también la penetración anal implementada por algunas parejas.

Si te motiva y te encanta desarrollar nuevas y placenteras experiencias, el sexo de pie será ideal para ti y para tu pareja aunque te encuentres con unos kilos de más.

¡No te limites con las posturas sexuales!

Lo mejor del sexo es poder experimentar y ser creativos así que no te limites. Usa tu imaginación y sobre todo, atrévete a probar todas estas posturas que te recomendamos. Vivirás nuevas experiencias y sobre todo disfrutarás aún más de tu vida sexual.