10 mitos que debes desechar del orgasmo femenino

orgasmo femenino

Hablar de temas relacionados al sexo como el orgasmo sigue siendo aún en nuestros días, algo tabú en numerosos círculos sociales.

Es mucho lo que se sugiere y se deja entredicho fuera del entorno clínico, lo que causa confusión sobre lo que significa mantener una sexualidad placentera.

Increíblemente el Orgasmo Femenino es un tema que aún en el siglo XXI, con todas las libertades, investigaciones y avances, genera una restricción en la sociedad.

El orgasmo es conocido comúnmente como ese punto culminante o de mayor satisfacción tras la excitación en las zonas erógenas o sexuales. Constituye una descarga repentina de la tensión sexual acumulada y como consecuencia genera contracciones musculares rítmicas en la región pélvica, caracterizadas por el placer sexual.

Hay ciertos mitos que rodean este tema que la sociedad ha tornado tan mítico, a continuación te hablamos de 10 de ellos para de esta manera tratar quedarnos con las verdades y desechar todo lo falso.

10 mitos sobre el orgasmo femenino

Mito #1: No se puede tener un orgasmo sin penetración

El orgasmo sin penetración o estimulación física es real, puedes utilizar tu cerebro para lograrlo.

La teoría del orgasmo sin manipular un ápice del cuerpo sostiene que el órgano más poderoso tanto del hombre como de la mujer es el cerebro; esto ha sido corroborado por investigaciones científicas y psicológicas como las pruebas fehacientes mostradas por la Universidad de Rutgers.

Tu cerebro es el depósito de datos sexuales, recurre a él y abre tu imaginación pues activarás tus sentidos y obtendrás el orgasmo.

Mito #2: Se puede tener orgasmos múltiples

Este mito es en realidad una verdad, las mujeres son multi-orgásmicas, a diferencia de los hombres que necesitan un tiempo de recuperación (período refractario). Aunque algunas personas puedan creer que una mujer que tiene varios orgasmos es más sexual, en realidad todas tienen esta capacidad. Existen los orgasmos de seno, de piel, vaginal, de clítoris, punto G, punto A, oral y mental.

Mito #3: Los hombres son quienes proporcionan orgasmos a las mujeres

Este mito ha sido creado desde un punto de vista machista, donde él se coloca en un pedestal, en el papel de activo dejando a la mujer en el rol de pasiva. Esto no siempre es así, el orgasmo es el resultado de la satisfacción, el hombre no lo da ni lo quita.

Mito #4: Para que sea más placentero debe ser simultáneo con tu pareja

Cada quien vive un orgasmo de forma particular, a su manera; es algo personal e íntimo, por tanto es ilógico pensar que un orgasmo debe estar sincronizado para conseguir satisfacción.

Esta creencia la tienen muchas parejas. Es poco probable que pueda ocurrir que los dos miembros de la pareja tengan su clímax a la vez, es una fantasía de las películas, casi un ideal clásico. No hay que obsesionarse, ya que no alcanzarlos al mismo tiempo no significa que disfrutes menos.

La buena noticia es que sí es posible, aunque difícil, aprender a sincronizarlos con ciertas técnicas. Eso  sí, ¡el conocimiento mutuo es esencial!

Mito #5: La mujer terminará más fácil con su pareja que con auto estimulación

“La auto estimulación siempre será más placentera y efectiva en solitario que en pareja. Para comenzar tú misma sabes lo que te gusta y cómo cambiar lo que no, además estás más concentrada. La masturbación tiende a ser mucho más rápida a la hora de alcanzar el orgasmo que en pareja, lo vives a tiempo directo. Y no hay que preocuparse porque la otra persona piense que no estás satisfecha con la relación”, lo explica Aída Vallés en una entrevista a Cosmopolitan.

Mito #6: Mientras más orgasmos más satisfacción, ¡te lo aseguramos!

No tiene que ser así. Algunas mujeres solo experimentan uno durante el acto sexual y no quiere decir que no haya disfrutado. Cada persona debe encontrar lo que más le gusta y le produce mayor satisfacción.

Mito #7: Todo depende del tamaño del pene para un buen orgasmo

El orgasmo femenino tiene que ver con muchas cosas siendo la más importante la estimulación del clítoris. Para desmentir este mito señalamos un dato de la anatomía de la mujer que nos aclara: la zona más sensible de la vagina se encuentra en los dos primeros centímetros de la entrada de la misma. De hecho según estudios el 70% de las mujeres experimenta orgasmos sin penetración.

Mito #8: Las mujeres que más se masturban tienen menos orgasmos durante las relaciones

Las mujeres que se masturban, tanto de forma manual como con juguetes sexuales, conocen mejor su cuerpo, lo que les gusta y les enciende y esto favorece enormemente el disfrute durante el acto sexual.

Mito #9: Con la menopausia se acaban los orgasmos

La menopausia significa el fin de la menstruación, no de los orgasmos. De hecho estos no se acaban nunca, lo que sí sucede es que disminuye la lubricación pero con la utilización de lubricantes sexuales y mayor estimulación se puede solucionar. Es más, algunas mujeres relatan haber desarrollado la capacidad multi-orgásmica después de la menopausia.

Mito #10: Durante el embarazo no es recomendable tener orgasmos

Si se trata de un embarazo normal, sin complicaciones, puedes disfrutar de orgasmos y sexo hasta el final.

Es recomendable tener orgasmos en cualquier momento (a menos que te encuentres en medio de una reunión de trabajo) si te encuentras en un lugar cómodo como en la privacidad de tu hogar. Es más, tener orgasmos durante el embarazo favorece las labores de parto.

¡Desecha las creencias falsas sobre orgasmo femenino y disfruta de tu cuerpo!

Para disfrutar de una vida sexual plena y confortante es necesario romper estas creencias que solo nos alejan de la intimidad y de la satisfacción real que es posible conseguir.

Estos mitos deben ser derrumbados principalmente por las mujeres. De acuerdo a consejos de diferentes sexólogos, ginecólogos y especialistas en el ámbito sexual es indispensable dejar por fuera los tabúes y vivir una sexualidad sin restricciones sociales, con el fin de alcanzar el placer y tener una salud y bienestar mental excelentes. ¡Infórmate, experimenta y libérate de los convencionalismos y prejuicios!