Hoy probamos… Squweel, el vibrador de lenguas

Hoy toca hablar de juguetes eróticos y uno que he escogido es un juguete que lleva ya varios años en el mercado, que incluso se ha mejorado (porque sacaron la versión 2) y que puede dar buenos resultados en mujeres gorditas. ¿Quieres saber lo que opino de Squweel?

Squweel, el vibrador de lenguas

Cuando salió al mercado el juguete Squweel era toda una novedad donde las hubiera porque no había ningún juguete erótico que sirviera para el sexo oral. Sin embargo, hoy día ya no ocurre eso y hay muchos donde elegir. Pero aún así Squweel sigue en el mercado y con buenos resultados.

Squweel es un vibrador compuesto por una rueda con un montón de “lenguas” de silicona que simulan una lengua de verdad. Tienen un tacto muy suave que después, a la hora de la verdad, se nota. Eso sí, conviene utilizar lubricación externa (no solo la que produzca la mujer) para obtener los mejores resultados (y sobre todo que no se pare o que nos haga sentir mal).

Cómo es Squweel en una mujer XXL

Si tienes kilos de más, si eres una mujer gordita, entonces has de saber que Squweel puede tener un problema: que se pare. No es porque no funcione, al contrario, lo hace bien, pero debes tener cuidado con que tus labios externos queden bien abiertos y que el juguete no lo presiones demasiado o al final se quedará parado porque no tenga suficiente potencia.

Si eres de las ansiosas, el juguete puede cabrearte si empieza a hacer eso así que ármate de paciencia y ve poco a poco. Intenta que las lenguas pasen por tu clítoris poco a poco y si ves que necesitas un poco más de estimulación busca un vibrador o algo similar. Es como con el sexo oral real, el hombre no puede trabajar si lo aprisionas contra tu sexo (ni respirar) así que debes dejarle espacio a Squweel para que funcione de manera correcta.