Famosos que no se avergüenzan de su sexualidad

Rate this post

Cuando tu sexualidad no acompaña a tu cuerpo, muchas veces anunciar la noticia no es fácil. Son muchos los que todavía se esconden o tienen miedo a declarar públicamente que soy heterosexuales u homosexuales.

Sin embargo, hay muchos famosos a los que les ha dado igual el qué dirán, se han lanzado a la piscina y, aunque habrán tenido que ver cómo algunos los daban de lado, otros los han aceptado, a pesar de su sexualidad. Porque, al fin y al cabo, siguen siendo ellos mismos.

Que sean un ejemplo para ti, si estás en esa situación:

1. Amanda Stenberg. Quizá el nombre no te suene pero, cuando la veas, sí que la reconocerás. Ella fue capaz de decir, abiertamente, “Estuve muy emocionada y relajada al darme cuenta que era gay—no bi, no pan, sino gay—con un amor romántico para las mujeres”.

2. Rita Ora. “‘Girls’ fue escrita para representar mi verdad y es una historia de mi experiencia a través de mi vida. He tenido relaciones sentimentales con hombres y mujeres y esa es mi trayectoria personal”.

3. Antoni Porowski. Si sigues la serie Queer Eye, lo reconocerás enseguida. Él mismo dijo: “Algunos quieren definirse y lo deben hacer —es parte de su identidad. Para mí, nunca me he puesto un título y a pesar de haberme puesto el sello de ‘bisexual’, recuerdo en mis veinte [decir]: ‘Espera, bisexual significa que me gustan los hombres y las mujeres. Pero ¿qué pasa si me gusta otra cosa? A lo mejor son mis tendencias de rebelión’. Yo soy yo. Soy Antoni. Y soy todas estas cosas”.

4. Katy Perry. Ella se crió en un ambiente muy religioso y conservador y tenía miedo a expresar lo que de verdad sentía. Pero, cuando aceptó un premio en 2017 por la canción “I kissed a girl”, dijo: “yo he hecho más que eso”.

5. Kristen Stewart. El ídolo de muchos y muchas por la saga Crepúsculo. Esa que ido que las demás sintieran envidia por estar con el protagonista (en la película y en la vida real). Y resulta que no se sentía cómoda. “Cuando estuve con un chico ocultaba todo lo que sentía porque notaba que lo que dijera iba a ser juzgado. Sin embargo, al salir con una mujer todo cambió. No me sentí avergonzada de ser yo y ahora soy más feliz”.