Ese desconocido mundo de las muñecas hinchables

¿Qué sabes de las muñecas sexuales? Todavía tenemos en la cabeza que son muñecas hinchables, que no son parecidas a los humanos, pero en realidad no es así.

1. Provienen de Alemania. Concretamente, nos remontamos a la Segunda Guerra Mundial, en la época de Adolf Hitler quien pidió al médico danés Olen Hannussen que creara una muñeca para que sus soldados pudieran liberar esas necesidades sexuales sin que corrieran peligro de contraer enfermedades. ¿El nombre del proyecto? Proyecto Borghild. De hecho, Hitler dio especificaciones concretas: 1’76 metros de alta, con brazos y piernas definidas, la cabeza articulada, ombligo y labios y pechos grandes. La pena es que, donde estaban haciéndolo, la fábrica Desdren, fue bombardeada y no quedó nada de esa muñeca.

2. Las muñecas sexuales son coleccionables. Hay muchas personas que las coleccionan. Por ejemplo, es el caso de Bob y Lizzie Gibbins que viven con 240 muñecas sexuales. Disfrutan cambiándoles de ropa y haciéndoles fotos. No sabemos si para algo más…

3. Las muñecas sexuales está en desarrollo. Las primeras podían ser inflables, pero ahora hay muñecas de silicona y otras que hasta interactúan con la persona que las tiene. De hecho, se dice que para el año 2050 habrá muñecas más complejas, capaces de reemplazar a los humanos en la cama.

4. Ya hay muñecas sexuales tan parecidas a los humanos que se confunden. Pues sí. Concretamente en Japón, hechas por la empresa Orient Industry. Están fabricadas con silicona de alta calidad y tienen un tacto como el humano, además de ser visibles como personas.

5. En Japón hay un burdel de muñecas sexuales. Sí, podríamos decir que hacen la competencia a la prostitución y los hombres, y mujeres, pueden ir allí y elegir lo que quieran: medidas, tamaño, color, tipo de ojos, de pelo, etc.

6. Hay muñecas sexuales capaces de decir NO. No solo hay muñecas que debes interactuar con ellas para tener sexo; también hay algunas capaces de negarse a tener sexo si no eres “educado” con ellas. Vamos, si vas a lo que vas solo.

Lo que sí es mucho más complicado es encontrar muñecas sexuales XXL. ¿Sabes de alguna? Porque la gran mayoría son siempre delgadas, pero a muchos les gustan las “carnes”.