El sexo para los gord@s por dentro

Hoy te vamos a hablar de lo que puede afectar el exceso de peso a nuestra vida en el ámbito sexual. Parece una tontería, y en muchos casos es posible que lo sea porque no a todas las personas gorditas les afecta, pero sí es algo que debes tener en cuenta de cara al futuro (tener hijos, buena calidad de vida, etc.).

Así, podemos decir que los problemas que nos encontraremos son:

1. Disminución hormonal. Tanto en los hombres como en las mujeres hay una disminución de testosterona al estar con unos kilos de más, lo que se traduce en una falta de deseo. Ahora bien, no a todas les pasa. Por ponerte un ejemplo: yo. No tengo una disminución de testosterona, esta hormona está perfecta y mis ganas de sexo no disminuyen, sino que aumentan, sobre todo con un buen compañero (al punto de acabar, descansar y pedir más).

2. Circulación sanguínea. En los hombres gorditos, la circulación sanguínea se ve afectada lo que hace que tengan dificultades para mantener erecciones. También pueden tener disfunción eréctil. En el caso de las mujeres puede hacer que no llegue la suficiente sangre al clítoris. Ahora bien, esto no tiene por qué ser así porque si tu sangre y circulación va bien, no debes tener problema alguno.

3. Reproducción. Hay problemas para quedarte embarazada (por los ovarios poliquísticos); y en el caso de los hombres los espermatozoides van más lentos (pero llegar llegan). Lo cierto es que sí, puede haber dificultades, pero las mismas que con personas delgadas y sanas al 100%. Es una lotería, algunos tienen suerte y otros nacen estrellados.

4. Relaciones sexuales. Dicen que con la obesidad las relaciones sexuales no pueden ser largas, pasionales ni cómodas… ¿Quién de los que me sigue responde a esto? Porque yo ya voy cogiendo un hacha a quien lo haya dicho. ¿Será porque el señor o señora no ha probado nunca a tener sexo con una gordita?